viernes, 26 de junio de 2009

Man In The Mirror


Casi 47 años dedicado al mundo de la música y al show business, prácticamente desde que tenía 4 años de edad. Y es que algo bueno has de guardar dentro cuando la mismísima Diana Ross te amadrina. Talento, lo llaman.


Michael Jackson, o Wacko Jacko, como le llamaban sus compatriotas, ha muerto, más de 750 millones de discos vendidos después.


No quiero hablar de excentricidades, no quiero hablar de operaciones de nariz y pómulos, de bulimias, de pieles blancas como el papel, de acusaciones de abusos. Quiero hablar de Arte.


Porque para poner los pelos de punta a millones de personas con sólo un chasquido de dedos; para crear esas coreografías imposibles y bailar como un extraterrestre (véanse el moonwalk, o la coreografía para "Smooth Criminal"); para imitar con sólo 5 años a James Brown y no morir en el intento; para conseguir arrebatarle en las narices al mismísimo Paul McCartney los derechos de decenas de canciones de sus queridos Beatles... Para todo eso hay que ser un artista, y un genio. O un loco. O ambas cosas.


Michael Jackson fue mi ÍDOLO durante una gran parte de mi adolescencia. Supongo que todos hemos tenido ídolos. No sé por qué se produce ese fenómeno fan tan increible, pero lo cierto es que Michael Jackson despertó en mí una admiración fuera de lo normal... o no tanto.

Y fue esa admiración por ese gran artista lo que nos unió a la que hoy en día es mi mujer, Cris, y a mí, pues nos dio pie a empezar a hablarnos el uno al otro.


Es cierto que con el paso del tiempo, este fanatismo mio fue perdiendo fuelle. Ídolos nuevos van sustituyendo a ídolos viejos. Además, a Cris le gustaba Michael Jackson demasiado :) Y yo era un celosón, y una fábrica gigante de testosterona (no me extraña que me quedase calvo), así que un poco sí que empecé a renegar de mi ídolo. Aunque bueno, siempre queda el respeto por lo que te ha gustado en el pasado. Y joder, oír "Billie Jean" es siempre un placer, aunque sea a escondidas de tu novia :D


Un artista como la copa de un pino, profesional y metido hasta la médula en lo suyo. Desde los 4 años. 47 años de experiencia en el negocio. Icono musical de los años 80's y 90's. Rey del Pop.

Descansa en Paz...




3 comentarios:

Goldman (bad to the bone) dijo...

Desde luego que se ha ido todo un icono; incluso a los que su música no nos gustaba como es mi caso nos sigue pareciendo una figura sin la cual no se entendería la múisica; o se entendería, solo que no sería lo mismo.

Tú lo has dicho, algo hay que tener para vender 750 millones de discos. Otros han vendido cantidades ingentes y sin embargo no tienen esa aureola de músico que tenñia Michael Jackson... me refieor al caso de Madonna; mientras que Michael Jackson escribía sus canciones etc etc Madonna, la "equivalente femenina" no dejaba de ser una rubia oxigenada con tetas gordas. Es la diferencia entre el show-bussiness a secas y el show-bussiness hecho desde y por la música.

Aún así siento disentir en una cosa amigo mío... para birlarle los derechos de las canciones de The Beatles a Paul McCartney no hay que tener talento, hay que tener la suerte de que te las dejen a ti a un precio irrisorio para que no se quede el 100% de los derechos alguien que sólo era el 25%. Eso si, está claro que Michael Jackson consiguió hacer que todo un Paul McCartney cambiase su registro y forma de cantar para que grabase con él una canción... y eso no lo hace cualquiera. Guarronna desde luego que no...

Inphobis dijo...

Amigo Goldman,

¿47,5 millones de $ del año '85 te parece un precio irrisorio?

Me temo que hemos leído historias diferentes, pero parece bastante comprobado que Jackson compró ATV en el '85 dejando fuera del proceso a Sir McCartney. ¿Cómo? Pues tú creerás que porque el dueño de ATV le hizo la pirula a Paul. Yo creeré que porque Jackson era un gran estratega comercial. En cualquier caso, lo cierto es que no deja de ser una ironía que Jackson actuó siguiendo el consejo del ex-Beatle, quien había aconsejado a Michael invertir en derechos sobre música :)

Pobre Madonna :)

Un beso, bribón...

Goldman (bad to the bone) dijo...

Hombre, desde luego no es una suma que yo suela llevar encima... y te aseguro que la paga que me daban en esos años era algo menor, jajaja.

Aún así tío, ese catálogo viene haciendo según estimaciones una media de 35 millones de dólares al año, lo cual creo que si, refuerza la tesis del plato de lentejas. no es que la cifra fuese alta o baja, es que era infinitamente inferior a lo que el propio catálogo podía generar.

Vale que McCartney le diese la idea a Michael Jackson de meterse a comprar canciones, pero no sé, si tu me dices que te quieres comprar un coche de segunda mano porque es una buena ganga y está ok de mecánica y de precio y voy yo y mientras tu miras lo que te cuesta el seguro voy yo y me lo compro para mí, pues hombre, una maniobra elegante no es que sea, por mucho que sea algo catalogado como bussiness :)

Ahora me compro un Fiat 500, hala :p

¿Pobre Madonna? anda y que la (ponga aquí sus torturas predilectas)

Un beso :p