miércoles, 7 de enero de 2009

La tormenta


Hola a todos. Ante todo, os deseo un muy feliz 2009, de corazón deseo que este nuevo año nos depare cuanta salud y felicidad sea posible.

Pues ya llevamos recorridos ni más ni menos que 7 días de este primer mes de enero. ¡Qué barbaridad! Cómo pasa el tiempo. Y es que, en serio, creo estar sumido en plena tormenta en alta mar. Todo es tan frenético, tan rápido e intenso, ni un solo segundo de respiro. ¡Qué espiral!

Pero hablemos primero de ese 2008 que nos ha dejado ya. Reconozco que estoy improvisando absolutamente esta entrada; me parece así mucho más espontánea, más como la quiero registrar... Ya a primeros del año pasado quise hacer un pequeño repaso acerca de lo que el 2007 había dado de sí. Sin embargo, en pos de ver las cosas con más perspectiva, fui postergando ese análisis... hasta que fue demasiado tarde, y había olvidado ya lo ocurrido en el 2007 :)

Pero este año no me va a ocurrir lo mismo, y me concedo a mí mismo ni más ni menos que 39 minutos para escribir algo sobre el subsodicho año 2008...

Haciendo balance... joder, me cuesta mucho hacer balance. ¿Cómo valorar un año que te brinda lo mejor y lo peor de toda tu vida entera?

Comencé el año con uno de los momentos más importantes de mi vida: la entrega de llaves de nuestro piso. Je je, qué curioso resulta. Lo mejor es que todavía tengo que darle al banco las gracias por permitirme enmarronarme de por vida, durante 40 años (si es que llego a vivirlos), pagando una aberración en intereses al mes. Pero bueno, lo cierto es que cuando firmas las escrituras, y vas con las llaves en la mano, con sonrisa de gilipuertas, a tu piso, y abres la puerta... Me encanta nuestro piso. Es canijo y algo incómodo en ciertos aspectos. Pero... ¿cómo era el eufemismo aquél? ¡Ah, sí! Es un piso muy "cuco" (no te jode, y yo estoy "fuertote"). En serio, me gusta mucho, y Casarrubios del Monte me encanta. Es el pueblo que nunca he tenido... Así que el mes de enero del 2008 me trajo una enorme alegría. Pensándolo bien, bien pago lo que sea por tener esta válvula de escape. Vivir mi vida... that's good.

Sin embargo, torció su rumbo mi 2008, de la peor forma posible. Puto mes de marzo, mes horrible en que murieron mi perrita Linda, el día 7, y mi madre, el día 13. No os abrasaré más con el tema, pero sigo reflexionando sobre la muerte de mi madre. La pobre mujer llevaba más de media vida sufriendo una terrible enfermedad que la tenía prisionera de su habitación. ¿Supone la muerte el gran alivio final? Estoy seguro de que sí, pero... Qué difícil es todo cuando te toca vivirlo y no te lo cuentan, ¿eh? En fin, que marzo marcó en muchos sentidos el final de algo en mi vida, y el inicio de otros "algos" bastante dolorosos...

En Abril, la noticia que me haría convertirme en hombre piedra durante unos minutos: ¡¡¡la novia de Pito estaba embarazada!!! No todos conoceréis a Pito, pero desde luego, los que lo hagais, estaréis de acuerdo con que una noticia así convulsiona todos los Planos y Dimensiones existentes :) Así pues, tras unas semanas de órdago, las cosas volvieron a la normalidad.

Del verano me quedo con los días que pasamos mis hermanos y cuñados, suegros, mi cuasi esposa y yo en Ciudad Quesada, Alicante. Un montón de días de playa, paellas, y coñazo con Cristiano Ronaldo y su fichaje fallido por el Madrid... Y por supuesto, las visitas a la Garganta de Alardos, y al camping. ¡Qué épicos momentos, azotes en la noche! ¡Jaja!
Eso sí, el verano nos deparó la desagradable sorpresa del temporal en Zaragoza, y la consiguiente suspensión de los conciertos de Rose Tattoo y Iron Maiden, entre otros. Aún con todo fue un viaje ameno y divertido que no fue en balde...

Y la vida no da tregua. La mía no me la da, desde luego. Septiembre de 2008, un mes grabado a fuego para siempre en mi alma.

Para empezar, el conciertazo que a primeros de mes pudimos presenciar mi fiel amigo Dave The Fucking Rake y yo en Alcorcón, nada más y nada menos que Jethro Tull. Segunda ocasión que veíamos a estas leyendas del rock, ¡y encima gratis en esta ocasión! Uno de los mejores conciertos en los que he estado jamás. Empezaba bien el mes, desde luego.
Coincidió la salida al mercado del último disco de una de mis bandas favoritas, Metallica, el día 12, con nuestra escapada para celebrar mi despedida de soltero el fin de semana del 12-13-14 en una casita rural en Navaluenga junto con mis mejores amigos. Sobre el disco os diré, aunque tengo pendiente una entrada enterita dedicada a él, que Death Magnetic merece la pena. Y sobre mi despedida, ¿¡qué os voy a contar!? Que nos lo pasamos bastante bien, comimos y bebimos como auténticos animales de bellota, y en definitiva disfrutamos de un finde en un entorno ciertamente bonito.
Y por supuesto, la boda. El sábado 20 a las 18:30h Cris y yo nos casábamos en Casarrubios, para luego celebrarlo con familiares y amigos en La Quinta de Illescas. Qué os voy a decir... Sinceramente, y no me importa decirlo porque mi mujer es la primera en saberlo, me casé por la iglesia simplemente porque ella quería que así fuese. Yo amo a Cris, y me daría igual haberme casado por el rito zulú, el juzgado o disfrazado de Teletubbie. Si ella es feliz, yo soy feliz. Sin embargo, todo fue mucho más especial de lo que yo esperaba en principio. Por muchos motivos. El cura que nos casó, Don Miguel Ángel, parece una buena persona. Desde luego con nosotros se portó muy bien, y se esforzó porque la ceremonia fuese bonita. Nosotros pudimos disfrutar de cada minuto plenamente, pues todo salió a pedir de boca. Hubo gente que se involucró muchísimo para que todo saliese así de bien. Tuvimos suerte e hizo un día perfecto de sol y temperatura agradable. El restaurante resultó ser excelente, casi llegando a la alta cocina, atención de primera, asistencia desde el primer momento... Un diez, en definitiva, lo que hace que el pastón que costó mereciese la pena. Y desde luego, la gente que vino. Estuvieron los que debían estar, los que quisieron estar. Aprovecho este pequeño espacio para dar las gracias a todos y cada uno de los presentes (una sola excepción, primo de Cris bastante impresentable), quienes nos hicieron sentir como en una burbuja interminable. Gracias, amigos, os queremos mucho y lo sabéis ;)

Como colofón a este septiembre tan fantástico, el maravilloso (pero corto) viaje al Báltico, luna de miel perfecta que tendremos que repetir, someday...



Y tras la vorágine que supusieron los preparativos de la boda, la boda en sí, el viaje de novios, la vuelta al trabajo... comienzo de una nueva vida, ya juntos los dos en nuestro pisito de Casarrubios.

El final del 2008 me ha dejado un sabor de boca agridulce. El sabor agrio lo arrastro desde el mes de marzo, y especialmente durante las navidades, su intensidad ha sido muy alta. Mi madre siempre fue una amante de las fiestas navideñas. Al margen de todo el tema comercial, consumista, etcétera, lo cierto es que a mí también me gustan en cierto modo. Me parecen una buena excusa para pasar algo de tiempo más pendientes de amigos y familiares. ¿Que es triste? Tal vez. Pero el hecho es que es así, al menos en mi caso.

El sabor dulce lo puso, entre otras cosas, el nacimiento de la hija de mi amigo Pito. La nena se llama Rocío, e increiblemente es una preciosidad. Imagino que la genética jugará su baza tarde o temprano, mas por el momento se está portando bien, lo que evita que la nenita en cuestión se parezca a ninguno de sus progenitores :D



Tras el acontecimiento del milenio, comenzaron las vacaciones navideñas con un clásico que establecimos en 2005: la obligada visita anual a Arévalo para comer el cochinillo asado mejor cocinado de España, en el restaurante Las Cubas, que encarecidamente os recomiendo a todos. Esta tradición nuestra no es sino una excusa para salir un sábado los amigos a comer, y romper un poco con la rutina cotidiana; no todos los días te haces 150mks para ir a comer, jeje... Eso sí, semejante manjar hace el recorrer cualquier distancia merecer la pena...

Solemos llegar a Arévalo sobre las 13h, a veces bastante antes, y nos tomamos el aperitivo en el bar Castilla: vino de la tierra, oreja empanada, torrezno ibérico... para ir haciendo hueco, vamos :) Y seguidamente vamos al restaurante (imprescindible hacer reserva) a darnos el atracón. Lo que es increible es el precio. Lo de este año fue de coña, ya. Tras varios refrescos, vinos, aguas, pan, ensalada, croquetas de jamón ibérico, bandeja de ibéricos, un entrecotte de buey, un cuarto de cordero, 6 (!!!) raciones de cochinillo, postres caseros, cafés y copas... tocamos a ¡¡¡35€ por persona!!! Es absurdo. Algún tiquismiquis me dirá que también hay que tener en cuenta el tiempo para llegar, combustible, peajes... Fuck it. Como en los anuncios de Mastercard, una jornada gastronómica con la gente que más quiero... no tiene precio.

Tras el papeo, una digestiva caminata por el pueblo, visita obligada al castillo y al Gran Columpio, y a casa, más contentos que unas pascuas...

[Pero bueno, después de todo, tampoco nos lo pasamos tan bien, ¿eh, Dave? ;) ].

Y poco más ha tenido el 2008. Pasamos la nochebuena con los padres de Cris en Móstoles, y celebramos la comida de navidad y la nochevieja en Casarrubios, en compañía de Ricardo y Mary, Mamen y Josete, Kike y Marisa, Jaime y Susana, mi prima Yoli y Albertito I de España, El Grande. Buena gente. Buena de verdad. Y ciertamente, con esta compañía, se pasan mejor los malos tragos que nos sirve la vida...
What else should I say?
Al margen de este breve repaso cronológico, pues bueno, hay otros aspectos de mi vida que puedo comentar, pero no me parecen muy dignos de mención. En cuanto a la música, poco he compuesto en este 2008 ya extinto. Algún blues-rock bastante cañero, un tema muy thrash, y algo en plan acústico.
Ando con alguna idea literaria en mente, y de veras espero ponerme en serio con ellas a lo largo de este 2009.
En definitiva, que creativamente no ha sido un año demasiado excelso.
En cuanto a trabajo... Yo no he tenido los problemas que ha tenido nuestro amigo Dave en su curro, aunque ciertamente el 2008 arrancó de mala manera, tras constatar que ciertas dinámicas han cambiado con el tiempo aquí. La "subida" de enero fue penosa, lo que garantizaba un año entero de cabreo. Las funciones que desempeño en mi empleo son variopintas, toco varios palos de varios departamentos. ¿Estoy contento con mi trabajo? No. Hago cosas que me gustan, pero otras no me gustan nada. Al fin y al cabo, dejando eufemismos y tonterías a un lado, no dejo de ser un mozo de almacén para muchas de las cosas que hago. Y estoy cansado de muchas de estas cosas. Además, mi sueldo deja mucho que desear, aunque estoy muy por encima de la media en la Comunidad de Madrid. Ya os contaré qué tal la subida este 2009... De momento, tengo que dar las gracias por conservar el empleo, estando las cosas como están...
Y poco más, señores y señoras. Agradecer su atención, desearles una vez más un buen año nuevo, y que... nos seguimos leyendo. Love you all...








3 comentarios:

Goldman (bad to the bone) dijo...

Ciertamente Agus, me habría encantado verte vestido de Teletubbie!!! Si alguna vez tengo que hacer una despedida de soltero tu y yo nos disfrazamos de teletubbies tio! Bueno, ya sabes que llegado el momento me negaría...

Completo resumen del año. Es algo que he pensado y que he hablado contigo alguna vez, desde luego ha pocas personas le han pasado tantas cosas y les ha cambiado tanto la vida como a ti en este año. Es difícil hacer un balance de un año tan lleno de acontecimientos, y desde luego es más difícil pensar si el mismo ha sido positivo o negativo... en el fondo ¿qué hace que un año sea positivo o negativo?

Al final, supongo, lo que importa es que aquellos que nos queremos seguimos juntos año tras año... y que las empanadas que hace Cris están c ada vez más buenas!!!!!

Un besazo tio!

Inphobis dijo...

Buen Amigo (capital "A") Dave,
razón no te falta. Y, desde luego, si alguna vez te casas, ten por seguro que me disfrazaré de enorme Teletubbie :D

Gracias de parte de Cris, por lo que le toca ;)

Pues no sé, imagino que se puede valorar un año en función, ya no del número de cosas buenas o malas que ocurren, sino del porcentaje que esas cosas buenas o malas representan con respecto al total de acontecimientos en un año (look like Rydwlf, don't I? :D).

Anyways, totalmente de acuerdo contigo: lo importante es que pasan los años y seguimos juntos los que nos queremos. Y créeme, es muy importante...

Love you, as usual ;)
Nos vemos, y gracias...

Esther dijo...

como decía la canción: "quédate con lo bonito, deja caer esa lágrima..." supongo que nos tenemos que quedar con lo bueno; lo material: tu pisito, tu curro; y lo espiritual: esa maravillosa mujer que tienes [que encima hace empanadas ricas! :-) ], los amigos, el cariño de la gente...

un beso y qué reguapos estábais en la "boa"!!!!!