jueves, 6 de mayo de 2010

Silence is better


Hi there everyone...

Siempre digo que cuando uno no sabe qué decir, lo mejor es callar. En muchas de estas ocasiones nuestros ojos expresan esas palabras que no acertamos a verbalizar.


Ésta es una de esas ocasiones. No sé muy bien qué decir, o mejor dicho qué más decir.

¿Sabéis qué es lo peor de todo? El no acertar a comprender cuál fue el error, cómo, dónde, cuándo. El desconocimiento, la incertidumbre, duelen casi más.
¿Qué he hecho? ¿O qué hemos hecho? Creédme, no tengo ni la más remota idea.
Pero algo debimos hacer o decir. Si no, no hay justificación posible.

En cualquier caso, no sé qué decir, o mejor dicho qué más decir.
Así que callaré.

Un saludo.

1 comentario:

Goldman (bad to the bone) dijo...

A lo mejor la pregunta no es qué has hehco tú sino por qué los demás se comportan así. Vale que esto suene a echar las culpas a los demás y no hacer autocrítica... pero cada vez me convenzo más de que son muy pocas las ocasiones en que uno hace algo mal sin darse la más mínima cuenta. Entonces, cuando no se sabe por dónde van los tiros, cuando no se tiene la más mínima pista o intuición... ¿será que es que no hay motivo?

Y si lo hubiera es más cobarde no hacerlo notar que optar por la fácil solución de meter la cabeza bajo el suelo. O a lo mejor es que esto tampoco es el caso y simplemente ya no hay nada en lo que pensar, ¿no crees?

Anything goes, mi querido amigo.